31.7.11

Helado de vainilla con grosellas


El helado es el postre oficial de la época estival pues son refrescantes y deliciosos. Según las estadísticas, el helado de vainilla es el más consumido del mundo y con toda la razón, pues es un helado tan versátil que nos sirve para acompañar infinidad de recetas: brownies, bizcochos, fruta,... En este caso, hemos añadido grosellas al helado de vainilla lo que le aporta un toque muy especial a un postre ya de por si único.

Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 50 minutos + 4 horas
Cantidad: 1 litro

Ingredientes:
  • 250 ml. de leche
  • 550 ml. de nata líquida
  • 5 yemas de huevo
  • 170 g. de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
  • 250 g. de grosellas
  • 50 g. de azúcar


Preparación:
Ponemos a calentar a fuego lento la leche, la nata y la vaina de vainilla haciendole un corte a lo largo de toda la vaina, es importante que esta mezcla no llegue a hervir. Por otro lado, batimos las yemas de huevo con el azúcar hasta que blanqueen y estén espumosas.
Retiramos la vaina de vainilla de la mezcla de nata y leche, y le añadimos las yemas de huevo removiendo sin parar para que no se cuajen, y seguimos removiendo hasta que vaya espesando. Recordad que no puede llegar a hervir. Cuando haya espesado lo apartamos del fuego, y lo dejamos enfriar en el frigorífico durante unas 4 horas (esto depende del tipo de heladera que tengamos y si lo vamos a hacer sin heladera no es necesario meterlo en el frigorífico).
Con la mezcla completamente fría, ahora ya solo queda pasarla a la heladera y dejarla el tiempo necesario según cada aparato, nosotros la tuvimos 30 minutos.
Mientras tenemos el helado en la heladera, ponemos las grosellas en una sartén con el azúcar unos 5 minutos hasta que el azúcar que se haya fundido y las dejamos enfriar, luego las escurrimos. Reservamos
Una vez sacado el helado de la heladera le añadimos las grosellas con movimientos envolventes hasta que se integren bien, y lo pasamos al recipiente donde lo congelamos hasta el momento de servir, es preferible que sea un recipiente metálico pues favorece la congelación.
Si lo vamos a hacer sin heladera, ponemos la mezcla en un recipiente junto con las grosellas y metemos al congelador. Cada 30 minutos lo sacamos y lo removemos para que no se formen cristales de hielo y nos quede un helado cremoso, repetimos esta operaión unas 3-4 veces cada 30 minutos, y luego ya lo dejamos congelar hasta el momento de servir.


Fuente de la receta: Food and Cook 

9 comentarios:

Miss Cherry. dijo...

Qué maravilla de helado! Me encanta el helado de vainilla pero ya con las grosellas tiene que estar de muerte. Besicos.

Mari dijo...

Es mi preferido! Me guardo la receta para hacerla.
Besos.

Tere dijo...

Que cremoso y que maravilla de haldo, me lo apunto, mi heladera esta año hecha humo¡ Un fuerte abrazo, Teresa

Isa dijo...

Buenisimo ese helado!!!!!
Besos

Loli dijo...

Que helado mas rico!!
Te ha quedado muy cremoso.
Besos.

Miri dijo...

Una autentica delicia, gracias por la receta!!!!
sweetcakestoronto
besos
miri

Solenoide dijo...

Un helado deliciosisimo!!!, me apunto la receta que a mis peques le va a encantar!! ( y a los no tan peques aún más!!!) besicos!!

Bella dijo...

me han encantado tus recetas. las voy a probar a ver si a mi también me salen. yo recién estoy empezando pero ta, si quieres pásate por mi cocina
Saludos
http://empezandoenlacocina.blogspot.com/

victor muchogusto dijo...

hola maria

que rica tu receta de helado de vainilla

me encantaria que participaras en el concurso de recetas de helados de www.muchogusto.net del mes de agosto

si tienes cualquier problema no dudes en contactarme en victor.trujillo@gmail.com

enhorabuena por tu blog