1.5.14

Tostas de cebolla caramelizada y queso de cabra


Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos
Cantidad: 20 tostas

Ingredientes:
  • 1 barra de pan
  • 4 cebollas
  • 16 cucharadas de aceite (4 cucharadas por cebolla)
  • 12 cucharaditas de azúcar (3 cucharaditas por cebolla)
  • 2 cucharadas de agua
  • 2 rulos de queso de cabra
  • Crema de vinagre de módena

Elaboración:
Estas tostas son muy fáciles de preparar, lo único que require un poco de tiempo es preparar la cebolla caramelizada por lo tanto empezaremos con eso. Se puede caramelizar la cebolla en su propio azúcar pero para ello debemos contar con cebollas con un alto contenido en azúcar sino no obtendremos el dulzor deseado así que yo ante la duda siempre se la añado.
Antes que nada debemos tener en cuenta que la cebolla cocinada mengua mucho, más o menos un kilo de cebolla cruda puede quedarse en 200 gramos una vez caramelizada. y también es importante saber que debemos utilizar una sartén con bastante base para que toda la cebolla esté en contacto con la superficie caliente y se cocine toda por igual... sabiendo esto ya podemos empezar.

Cortamos la cebolla en juliana y ponemos en una sartén con aceite caliente, más o menos 4 cucharadas de aceite por cebolla. Cuando la cebolla esté blandita y transparente le añadimos el azúcar y dejamos a fuego lento. Este es un proceso lento, puede tardar desde 40 minutos hasta 1 hora así que no tengaís prisa e id removiendo de vez en cuando. Poco a poco el azúcar va a ir creando un almíbar que se unirá a la cebolla dándole ese bonito color tostado de la cebolla caramelizada. Cuando la cebolla se haya dorado le añadimos 2 cucharadas de agua y removemos para que el color quede más uniforme y el almíbar se reparta mejor, una vez el agua se ha evaporado ya podemos apartar la cebolla del fuego.
Ponemos el horno a 200ºC para que se vaya calentando. Ahora solo tendremos con cortar el pan en rebanadas, poner encima un poco de cebolla caramelizada, sobre esta ponemos el queso de cabra cortado en discos y le añadimos unas gotas de crema de vinagre de Módena. Los ponemos sobre la rejilla del horno y los introducimos en él durante 10-15 minutos. Sacamos del horno y listo para comer.

Fuente de la receta: propia

2.3.14

Milhojas de papas y beicon


La semana pasada fueron unas milhojas dulces y esta semana son saladas... a que tienen una presentación muy chula? Estas milhojas de papas y beicon son un fantástico aperitivo para reuniones o cenas de amigos o también nos sirven como acompañamiento de platos de carne o pescado haciéndolos más completos. En realidad es una receta que podemos realizar en dos formatos, una sería la que acabamos de ver, la primera imagen del post, y que queda muy vistosa y la otra sería en forma de gartinado, como vemos en la siguiente imagen, y que es mi favorita, en la elaboración de la receta vereís el porqué.


Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 1 hora
Cantidad: 4 personas

Ingredientes:
  • 2 papas grandes
  • 200 g. de beicon
  • 250 g. de queso gouda
  • 100 g. de cebolla frita crujiente


Elaboración:
La preparación es muy sencilla y rápida así que primeramente encendemos el horno a 200ºC para que se vaya calentando.
Cortamos las papas en rodajas finas y el beicon en lonchas, y ponemos cerca el queso y la cebolla para empezar a montar la milhojas. Cubrimos una fuente (de más o menos 20x15cm.) con papel de aluminio y empezamos poniendo una capa de papas, luego una capa de beicon, encima cebolla frita y cubrimos con lonchas de queso. Siguiendo este orden seguimos montando capas hasta que obtener la altura deseada y siempre acabando con una capa de queso.


Tapamos con más papel de aluminio y metemos al horno durante 50-55 minutos, pasado este tiempo pinchamos con un cuchillo para comprobar que está hecho. Sacamos del horno y dejamos enfriar para que se cuaje, y luego ya podemos cortarlo sin problemas, eso si, debemos darle un golpe de calor cuando lo vayamos a servir.
También lo podemos hacer en una cazuelita como un gratinado, sin necesidad de cortarlo, sólo sacarlo del horno y comerlo, yo creo que es así como más rico está porque la cebolla frita aún sigue crujiente y le da una testura ideal a la receta.


Fuente de la receta: propia

22.2.14

Milhojas bombón


Este es el postre perfecto por muchos motivos, es rápido, económico, delicioso y muy pero que muy resultón. Además puede servir para aprovechar los restos de hojaldre que nos quedan muertos de risa en la nevera, e incluso podemos sustituir el hojaldre por masa quebrada o por bizcocho cortado muy fino que tengamos por casa, y el resultado siempre será impresionante.


Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 30 minutos
Cantidad: 2 milhojas

Ingredientes:
  • 1 lámina de hojaldre rectangular
  • 150 g. de chocolate negro
  • 150 ml. de nata para montar
  • 250 g. de azúcar glass
  • Frutas del bosque (o frutas de temporada)


Elaboración:
Desenrollamos la lámina de hojaldre y la dividimos en 6 cuadrados iguales, pinchamos la masa con un tenedor para que no suba demasiado al meterla en el horno. Cortamos los cuadrados, los ponemos sobre papel de hornear y metemos al horno precalentado a 200ºC durante 20 minutos.
Mientras tanto montamos la nata con 50 g. de azúcar hasta que esté bien firme. Reservamos en la nevera.
Sacamos el hojaldre del horno y lo dejamos enfriar, se enfría muy rápido así ya vamos fundiendo el chocolate con 200 g. de azúcar. Bañamos el hojaldre en el chocolate por las dos caras y ponemos sobre papel de horno y metemos en la nevera para que se solidifique más rápidamente.


Cuando el chocolate que cubre el hojaldre se halla endurecido montamos el postre. Consta de 3 capas de hojaldre así que en medio le ponemos la nata montada que habíamos reservado en la nevera y por encima espolvoreamos un poquito de azúcar glass y ponemos frutas del bosque o cualquier otra fruta porque prácticamente todas combinan perfectamente con este postre.

Fuente de la receta: propia

16.2.14

Arepas de carne mechada con guasacaca


Las arepas es uno de los platos tradicionales de Venezuela y Colombia, ya existían en estos países antes de la conquista por parte de los españoles. Los indígenas cosechaban su propia trigo y luego lo cocían y molían y con él y unos pocos ingredientes más formaban unas bolas que asaban en unas planchas de barro que ellos llamaban aripo, de ahí el nombre de las arepas. En la actualidad, preparar arepas en casa es mucho más sencillo, pues ya se comercializa, prácticamente en cualquier sitio, la harina de maiz para elaborarlas. Aunque lo más habitual es comer las arepas asadas a la plancha también se pueden freir e igualmente quedan muy ricas, es cuestión de ir cambiando la forma de prepararlas y los diferentes rellenos porque es un mundo de infinitas variedades.


Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 4 horas
Cantidad: 8 arepas

Ingredientes: 
  • Queso gouda
Para las arepas:
  • 400 g. de harina de maiz precocida (Harina P.A.N.)
  • 550 ml. de agua
  • 2 cucharadas de aceite
  • Sal
Para la carne mechada:
  • 1 kg. de carne para mechar (generalmente morcillo)
  • 2 cebolla
  • 2 tomate
  • 5 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 300 ml. de vino blanco
  • Pimienta negra
  • Sal
Para la guasacaca:
  • 1 manojo de cilantro
  • 1/2 aguacate
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de vinagre
  • 5 cucharadas de aceite de maiz
  • Pimienta negra
  • Sal


Elaboración:
Empezamos preparando la carne mechada porque es lo que más tarda. Le quitamos a la carne toda la grasa que podamos y entonces la ponemos en una sartén caliente con un poquito de aceite para sellarla por todos lados. Sacamos la carne y en esa misma sartén, para aprovechar el jugo de la carne, sofreímos la cebolla, el ajo, el tomate y el pimiento. Luego lo pasamos a un caldero junto con la carne, el vino blanco, pimienta, sal y cubrimos con agua, tapamos y dejamos cocinar a fuego medio durante 4 horas.
Pasado este tiempo la carne debe estar muy tierna y se tiene que poder desmenuzar fácilmente, no hace falta aguja para mechar, podemos deshacer la carne en hebras con un par de tenedores. Cuando tengamos la carne deshecha, trituramos la verdura y el caldo que nos ha quedado en el caldero y volvemos a meter la carne, la dejamos a fuego lento durante unos minutos para que coja más sabor, y entonces ya la tenemos lista.


Ahora vamos con la elaboración de la salsa guasacaca. Simplemente tenemos que poner en el vaso de la batidora todos los ingredientes de la salsa y triturar unos minutos hasta que tenga una consistencia cremosa.


Dejamos la preparación de las arepas para lo último para que estén calentitas... vamos con ello. Ponemos en un bol la harina y la sal y mezclamos, entonces añadimos el agua y el aceite y empezamos a mezclar con una cuchara hasta que podamos amasar. Cuando la tengamos bien amasada formamos bolitas y luego las aplanamos, tienen que quedar gorditas para que se puedan rellenar. Freímos en abundante aceite caliente.


Abrimos las arepas por la mitad y sobre una de las partes le ponemos una loncha de queso, un poco de carne mechada y un poco de guasacaca, cubrimos con la otra parte, y ahora si.... a comer!!


Fuente de la receta: propia

5.11.13

Frangollo


El frangollo es un postre típico de las Islas Canarias. Llamamos frangollo a este postre una vez elaborado pero también llamamos frangollo al ingrediente principal con el que está hecho, el maiz triturado. El maiz se han triturar de forma un poco tosca sin que los granos lleguen a estar molidos del todo, la gracia de este postre es encontrarnos con trocitos grandes. Para facilitar la tarea de realizar este postre, en Canarias se comercializan los paquetes de maiz triturado aunque para mi gusto viene demasiado triturado. Podeís optar por hacerlo de la forma que más os apetezca, sólo que si trituramos los granos de maiz debemos tener en cuenta que antes de empezar a preparar el postre debemos ponerlos varias horas en remojo.


Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 30 minutos
Cantidad: 4 personas

Ingredientes:
  • 500 ml. de leche
  • 1 cucharadita de canela
  • La ralladura de un limón
  • 80 g. de azúcar
  • 100 g. de frangollo
  • 2 yemas de huevo
  • 25 g. de mantequilla
  • 60 g. de almendras
  • 30 g. de pasas


Elaboración:
Ponemos la leche a calentar con la canela y la ralladura de limón, cuando hierva quitamos la ralladura de limón, ponemos el fuego muy bajo y añadimos el frangollo, el azúcar, las yemas de huevo y la mantequilla, y removemos constantemente hasta que la mezcla se separe de las paredes del recipiente, puede tardar unos 30 minutos. Apartamos del fuego y añadimos las almendras y las pasas, removiendo muy bien para que se mezclen completamente.
Vertimos la mezcla en el/los recipiente/s y dejamos enfriar, primero, a temperatura ambiente y luego en la nevera, esto no es necesario, yo lo hago porque a mi me gusta comerlo frío pero hay a quien no le gusta. En el momento de comerlo se suele acompañar con miel de palma o con un buen chorro de leche fría.


Fuente de la receta: popular