26.6.10

Helado cheesecake


Adoramos la tarta de queso en todos sus formatos y adoramos los helados en su amplia variedad. De modo que, nosotros que llevamos años enganchados al helado de tarta de queso de mercadona, no lo dudamos cuando hace dos semanas nos compramos nuestra primera heladera: el helado de cheesecake sería el encargado de inaugurarla. Como todo hay que decirlo, lo cierto es que el primer helado que preparamos no nos convenció demasiado debido a varios motivos, por un lado los ingredientes con los que decidimos prepararlo y por otro lado que no leímos bien las instrucciones de la máquina.
Pero lo importante es que al segundo intento si salió, y no de cualquier forma. Nos quedó un maravilloso helado de tarta de queso con el que no echamos de menos el de mercadona. Es una receta que nos ha impresionado y maravillado pues no esperabamos este resultado tan bueno. Nos espera un verano muy dulce y fresquito.

Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 4 horas + 40 minutos
Cantidad: 1 litro

Ingredientes:
  • 250 g. de philadelphia
  • 400 g. de nata para montar
  • 150 g. de azúcar
  • 200 ml. de leche
  • 100 g. de mermelada de fresa
  • 10 galletas maría

Elaboración:
Montamos la nata con el azúcar y reservamos.
Mezclamos el queso y la leche y removemos para que no queden grumos de queso, entonces le añadimos la nata montada con movimientos envolventes para que no pierda aire. Cuando tenemos la mezcla bien integrada la dejamos enfriar en el frigorífico durante unas 4 horas (esto depende del tipo de heladera que tengamos y si lo vamos a hacer sin heladera no es necesario meterlo en el frigorífico).
Con la mezcla completamente fría, ahora ya solo queda pasarla a la heladera y dejarla el tiempo necesario según cada aparato, nosotros la tuvimos 40 minutos. Cuando lo sacamos lo ponemos en un receipiente apto para la congelación, mejor si es metálico, y le añadimos las galletas en trocitos y las mezclamos bien con el helado, luego añadimos la mermelada y la removemos pero muy poco para que quede como efecto veteado.
Si lo vamos a hacer sin heladera, ponemos la mezcla junto con las galletas en el recipiente donde lo vamos a congelar y lo metemos al congelador. Cada 30 minutos lo sacamos y lo removemos para que no se formen cristales de hielo y nos quede un helado cremoso, repetimos esta operaión unas 3-4 veces cada 30 minutos, la última vez que lo vamos a remover le añadimos la mermelada y la mezclamos con el resto muy suavemente para que quede veteada. Luego lo dejamos congelar hasta el momento de servir.

Fuente de la receta: propia 

1 comentario:

Merche dijo...

Me ha encantado este helado, con tu permiso lo publico en mi blog y te enlazo. Un beso.